Víctimas por el diálogo

200px-ingrid_betancourt_pulecio.jpg

Hoy he podido leer que el Foro de Ermua pide a Betancourt que devuelva el Premio Príncipe de Asturias. Al parecer, el Foro Ermua ha defendido que Betancourt debería poner a disposición de la Fundación Príncipe de Asturias el galardón otorgado, “dado que se concedió antes de que realizara un pronunciamiento expreso sobre un asunto tan fundamental como el apoyo a la negociación con terroristas”.

Ingrid Betancourt defendió la negociación con ETA en unas declaraciones hechas tras comparecer en un pleno del Parlamento Europeo el pasado 8 de octubre. Previamente, el 10 de septiembre, fue galardonada con el premio Principe de Asturias de la Concordia. Estas declaraciones han sido bastante comentadas en la blogosfera (Ejemplo 1, ejemplo 2, ejemplo 3, ejemplo 4). Ahora, el Foro de Ermua se hace eco de las críticas y pide la devolución del Principe de Asturias.

Durante el proceso de paz pudimos oír a los portavoces de la AVT, el Foro de Ermua o la Fundación por la Libertad, repetir incansablemente que

las víctimas y toda la sociedad española quieren que termine el terrorismo, pero los asesinos no han pedido perdón, no se han arrepentido, no han abandonado las armas, continúan con sus amenazas, siembran el miedo en las calles y actúan como un partido político legal. No se puede ignorar el clamor de las víctimas: que se reconozca y no se olvide su sacrificio en defensa de la libertad y la democracia, que se respete y preserve su dignidad; y que se logre el cumplimiento íntegro de las penas y la aplicación sin miramientos de las leyes vigentes. Ante el afán del Gobierno de ocultar y silenciar a todos aquellos que dejan en evidencia su proceso de rendición, desde la AVT pedimos una rebelión cívica.

Dicho en plata, estos grupos defienden que se dé toda la razón a las víctimas, que éstas tengan la capacidad de marcar los ritmos y objetivos de un proceso de paz, que cualquier tipo de diálogo es una rendición. Todo ello con una salvedad: hay que dar la razón sólo a las víctimas que estén en contra del diálogo. Si hay una víctima partidaria del diálogo, como es el caso de Betancourt, hay que ignorarlas y retirarles cualquier tipo de reconocimiento. Es lo que le ocurrió a Rosa Rodero en el programa de Tele 5 “La Noria” (en el que Miguel Angel Rodríguez y Maria Antonia Iglesias se liaron a insultos). Rosa defendió el diálogo y por ello fue menospreciada por algunos contertulios (referencias al Síndrome de Estocolmo, que si trabaja en el Gobierno Vasco, que su marido era del PNV, etc.) No es la primera vez que ocurre esto. Sin ir más lejos, Maixabel Lasa no ha sido invitada nunca a los Congresos Internacionales de Víctimas del Terrorismo, como reconoce en esta noticia, y la propia Rosa más de una vez me ha comentado que ella tampoco ha sido invitada, aunque se haya afirmado desde los organizadores que todas las víctimas lo habían sido. En definitiva, víctimas sí pero un poquito menos que las posicionadas en contra de todo lo que huela a diálogo, entendimiento y reconciliación.

Deja un comentario