5 preguntas sobre la consulta popular en Vitoria-Gasteiz

El Ayuntamiento de Gasteiz ha decidido convocar una consulta popular vinculante sobre la ubicación de autobuses. Tenía un poco abandonado este tema de la participación ciudadana pero he refrescado conocimientos anteriores para una entrevista que me han hecho en Radio Vitoria.

A raíz de esto se me plantean algunas preguntas que pueden complementar las que plantea El Correo:

¿Es una consulta vinculante?

Proyecto de Estación en Euskaltzaindia
Proyecto de estación en la Plaza de Euskaltzaindia

El artículo 69.2 de la Ley de Bases del Régimen Local lo deja bastante claro: “2. Las formas, medios y procedimientos de participación que las Corporaciones establezcan en ejercicio de su potestad de autoorganización no podrán en ningún caso menoscabar las facultades de decisión que corresponden a los órganos representativos”.

Significa que no hay consultas vinculantes a nivel municipal, en el sentido de que su resultado sea de obligado cumplimiento. Otra cuestión es que pueda ser vinculante políticamente, como se manifiesta en el acuerdo alcanzado en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. En definitiva, el Alcalde, si quiere, puede ignorar el resultado de la consulta, aunque políticamente una decisión así acarrearía un coste político.

¿Hace falta autorización estatal?

Hasta donde yo entiendo, sí hace falta. Según he podido leer la intención del Ayuntamiento es utilizar el padrón para controlar la votación, por lo que se trata de una consulta popular regida por el artículo 71 de la Ley de Bases del Régimen Local: “los Alcaldes, previo acuerdo por mayoría absoluta del Pleno y autorización del Gobierno de la Nación, podrán someter a consulta popular aquellos asuntos de la competencia propia municipal y de carácter local que sean de especial relevancia para los intereses de los vecinos, con excepción de los relativos a la Hacienda local.”

Para otro tipo de consultas, en las que no se utilice el padrón sino otros sistemas para controlar el voto, no haría falta esta autorización. Ignoro cuál es el plazo que tiene el Gobierno para autorizarla una vez se presente la petición. Tampoco sé si están pensando en otro tipo de mecanismo para controlar la participación.

¿Es suficiente el 20% de participación establecido?

No es que sea suficiente, es mucho. Alcanzar ese nivel de participación en ciudades grandes como Vitoria-Gasteiz es muy complicado. El primer problema es que estamos muy poco acostumbrados a participar en este tipo de consultas. Carecemos de una cultura de participación directa en los asuntos públicos que vaya más allá de la participación en elecciones. El segundo problema es la necesidad de que haya un proceso de información y contraste de las distintas propuestas con la ciudadanía. Si la intención del Ayuntamiento es celebrar la consulta en julio, apenas habrá tiempo para que haya un proceso de participación ciudadana previo, lo que reduce las posibilidades de lograr una alta participación.

¿Dará tiempo a organizarla?

Será complicado. La inexperiencia del Ayuntamiento y de los técnicos municipales en la organización de consultas es un obstáculo a superar. Son muchos los temas que hay que prever: elección de los representantes en las mesas de votación, definir una pregunta clara, preparar una campaña potente de información a la ciudadanía, organizar los lugares de votación, el recuento, etc.

¿Es positivo organizar este tipo de consultas?

Partiendo de la base de nuestra nula tradición de participación en consultas populares, es muy importante hacer las cosas bien para que las primeras experiencias sean un éxito. De esta manera se incentivará la participación en futuras convocatorias. En cambio, si la participación es muy escasa o hay graves problemas organizativos, se estará desincentivando.

Estas son algunas de las preguntas que me vienen a la cabeza. Igual tenéis respuestas más satisfactorias u otro tipo de dudas. ¿Qué opináis?

[ratings]

6 comentarios en “5 preguntas sobre la consulta popular en Vitoria-Gasteiz

  1. Lo veo realmente innecesario…., lo único que van a conseguir es enfrentar a unos vecinos, con otros. Porque los que no viven cerca de las dos ubicaciones propuestas les da exactamente igual donde la van a hacer…, lo que quieren es que la hagan de una puñetera vez. Que ya son 20 años de estación provisional en Los Herran.

  2. Me han preguntado en twitter qué es lo que pensaba y te transcibo lo que pienso también aquí porque tu artículo era la referencia:
    Creo que para analizar la bondad de la consulta no se puede separar su forma (vinculación, día, etc) de su contenido.
    Parece que ha habido sobre esta obra (estación intermodal) improvisación política desde el comienzo de su planteamiento.
    Y lo sigue habiendo sobre la consulta también Es una obra de notable impacto socio-ambiental, necesaria para Vitoria.
    La ciudadanía lleva mucho tiempo demandando la intermodal pero no cualquier intermodal hecha de cualquier modo.
    Y es ahí en el qué y en el lugar donde las propuestas NO satisfacen a nadie y se produce un NIMBY ( No in my back yard) En esa situación la consulta (vinculante o no) previa información y con tiempo y alternativas suficientes es útil

    • Si he entendido bien tu idea, al producirse un NIMBY, es bueno que se consulte a todos los vecinos, no solo a los directamente implicados porque estos, como es natural, se opondrán a que la estación de autobuses se construya en su barrio.

      Me parece una buena idea. Ciertamente, la ubicación de la estación es de interés para toda la población de Gasteiz y se debe tener en cuenta la opinión de toda ella.

  3. Es necesario consultar, a condición de proporcionar información fiable previamente. Después se decide una “solución de compromiso”.
    Los grandes errores sociales (Lemoniz, por ejemplo) se deben a despreciar la opinión pública, ostentadora siempre del “sentido común”.

Deja un comentario