Cuando un ministro consigue que todos los partidos le critiquen

Manuel Valls y Jorge Fernández Diaz

El Ministro de Interior francés, Manuel Valls, ha sido muy rotundo en una reciente entrevista:

No habrá un País Vasco francés en la próxima ley de descentralización. No habrá una estructura administrativa vasca, no queremos abrir ese debate. Tenemos las cosas muy claras y mientras ETA no entregue las armas seremos inflexibles.

Las reacciones desde Iparralde no se han hecho esperar, tal y como recojen medios como EITB, Sud Ouest o Naiz. Como muestra vale este tuit de Max Brisson, de la UMP, la derecha francesa:

El ministro del Interior barre la labor del Consejo de Electos y hace una amalgama con ETA. Un error político.

O este en referencia a unas declaraciones de Sylviane Alaux, diputada del Partido Socialista francés, el partido de Valls:

Pensé que era una broma, me siento herida.

No solo ellos. Representantes del centrista Modem o la Izquierda Abertzale también han mostrado su más enérgica crítica. Las declaraciones del Ministro Valls han conseguido así un rechazo rotundo y generalizado en Iparralde.

Tengo la sensación de que el Ministro francés del Interior ha aprendido bien la lección de sus homólogos en el Gobierno Español: nada mejor que mezclar a ETA en cualquier reivindicación política para tratar de desprestigiarla, por mucho consenso que haya podido conseguir.

[ratings]

Deja un comentario