Una adivinanza (segunda parte)

El Gara publica una nueva noticia sobre la reunión ETA-Gobierno de diciembre. No resisto la tentación de comentar las afirmaciones que en esta noticia se hacen, partiendo de que las voy a dar por buenas.

A tenor de la información recabada por este diario, tanto el Gobierno como ETA situaron el acuerdo político entre partidos vascos como el elemento clave que debe posibilitar el desbloqueo. A este respecto, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se comprometió a no obstaculizar la negociación entre las fuerzas vascas para que éstas pudieran alcanzar un acuerdo.

No entiendo por qué ETA comete un atentado que ha roto el proceso si ambos situaban el desbloqueo del proceso en la cuestión de la mesa de partidos, y Zapatero se reafirmó en que no obstaculizaría la negociación.

Si bien ambas partes mostraron su voluntad de seguir negociando en un momento crítico del proceso, quedó sentado que sería el acuerdo político a alcanzar en la otra mesa de negociación la piedra angular que marcaría el devenir de la mesa entre ETA y el Gobierno español. «Así lo entendieron todas las partes», afirman a GARA las fuentes consultadas.

Ambos mostraron su voluntad de avanzar, condición indispensable para desbloquear el proceso. Si mostraron su voluntad, ¿por qué rompen el proceso con un atentado?.

En la reunión, ETA presentó a los representantes del Gobierno español una propuesta global para desarrollar el proceso durante los próximos años en caso de que se alcance un acuerdo político que permita resolver el conflicto. En ese contexto, reafirmó todos sus compromisos y su voluntad de seguir con el proceso. Según el criterio marcado, la citada propuesta global, y otras de la parte española, debieran ser analizadas por ambas partes, siempre y cuando el Gobierno no dé, como ha anunciado tras el atentado de Barajas, «punto y final» al diálogo. –

Me gustaría saber en qué consiste esa propuesta global. De todos modos, la clave está en la última frase. Se apunta a que la responsabilidad de la ruptura del proceso es del Gobierno. Ahora nos intentarán convencer de que es el Gobierno el culpable de que ya no haya proceso de paz. El Gobierno es responsable de muchas cosas, de falta de valentía, de no tener una hoja de ruta clara, pero ETA puso una bomba que mató a dos personas.
ETA se ha planteado este proceso como una negociación entre dos partes, ellos y el Gobierno, ignorando que la sociedad vasca también tiene algo que decir. Deciden poner una bomba para presionar al Gobierno, pero se olvidan del tercer interlocutor, todos nosotros, que debemos ser los principales protagonistas de este proceso. ETA actúa como en un divorcio, en el que ETA es el conyuge que para dañar al otro hace una barbaridad con sus hijos (igual no es el mejor ejemplo, pero ETA realmente se cree que es una especie de “padre” de toda la sociedad vasca, que sabe lo que es mejor para nosotros, unos pobres menores de edad). ETA no acepta que no es la protagonista, el actor principal, y nos tutela y evalúa. Además, nos mete a todos en un callejón sin salida y quiere aparecer como el principal afectado por la situación.

Informaciones de diarios digitales, que citan como referencia comentarios en privado del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, apuntan a que ETA se negó a hablar de presos durante la reunión, salvo de Iñaki de Juana. Según la información obtenida por GARA, la organización armada exigió que se respeten los derechos del colectivo de presos y que el Gobierno desactive las medidas de excepción que se le aplican, independientemente de que, si se produjeran avances significativos en el proceso, su pretensión sea hablar de la excarcelación de todos los prisioneros vascos.

ETA también remarcó la necesidad de que el Gobierno cumpla todas las garantías establecidas en los acuerdos que dieron lugar al alto el fuego, y advirtió del peligro de que nuevos ataques policiales y judiciales puedan reventar el proceso, así como de las consecuencias que de la situación extrema de Iñaki de Juana puedan derivarse, e hizo responsable de todo ello al Gobierno.

Este final no tiene desperdicio. Como ya conté en el post anterior, cuando se enumeraban los compromisos entre ETA y el Gobierno, no aparecía nada relativo a los presos. Seguro que no fui el único en darme cuenta. Imaginar la reacción de un familiar de un preso. Entonces ahora hay que decir que sí, que se pidieron pasos concretos con el tema presos. En relación a esto puedo afirmar con total certeza, que en dicha reunión el Gobierno comunicó a ETA que al comenzar el año movería presos.

Conclusión: estas filtraciones son una irresponsabilidad. Están llenas de inexactitudes, y lo que es peor, tratan de justificar la actuación de ETA, pero cualquier lector crítico puede darse cuenta que los supuestos incumplimientos no eran para tanto y que había voluntad para avanzar.

Un comentario en “Una adivinanza (segunda parte)

  1. Creo que pones el dedo en la llaga cuando escribes:
    “ETA se ha planteado este proceso como una negociación entre dos partes, ellos y el Gobierno, ignorando que la sociedad vasca también tiene algo que decir. Deciden poner una bomba para presionar al Gobierno, pero se olvidan del tercer interlocutor, todos nosotros, que debemos ser los principales protagonistas de este proceso”.
    Como he escrito en nuestro blog, estoy harto de que ETA nos ningunee a los ciudadanos vascos. Debe resultarles duro reconocerlo, pero no tienen ninguna legitimidad para hablar en nombre del pueblo vasco, no representan a nadie.
    ¡Que se autodisuelvan de una vez y dejen de poner palos en la rueda de este país!

Deja un comentario