Dos sillas y una mesa para el jaleo político

Ayer Ramón Gómez, portavoz del Partido Popular en Donostia-San Sebastián, anunció que abandonaba la Comisión de Derechos Humanos del ayuntamiento porque no compartía la cesión de un espacio en el Palacio de Aiete al Grupo Internacional de Contacto por ser “una ofensa directa y una provocación a todas las víctimas del terrorismo que no podemos tolerar”.

No me esperaba esta reacción. No me la esperaba porque el Partido Popular de Donostia-San Sebastián conoce desde hace casi tres meses la propuesta de que el Grupo Internacional de Contacto tenga una oficina en el Palacio.

Estos han sido los hechos:

1- en el mes de septiembre de 2011, durante una reunión con el alcalde de Donostia, el Grupo Internacional de Contacto muestra su necesidad de contar con un espacio de trabajo propio. El alcalde se ofrece a colaborar y a buscar una oficina en la Casa de la Paz (Palacio de Aiete). Ante el ofrecimiento, el Grupo Internacional de Contacto manifiesta que no quiere que este tema se convierta en un motivo de disputa política, por lo que ve conveniente que haya un consenso amplio entre los partidos políticos con representación del ayuntamiento.

2- Con el fin de ir generando el consenso necesario, el Grupo Internacional de Contacto mantiene reuniones con los exalcaldes de la capital guipuzcoana para conocer su opinión.

3- A cuenta de la celebración de la Conferencia Internacional y todos los acontecimientos que le sucedieron, la propuesta se pospone, hasta que se recupera a finales de febrero de este año. Con ese motivo, envié una carta a los grupos municipales para informarles sobre la propuesta y solicitar una reunión. El Partido Popular no responde a la carta, que fue remitida varias veces, ni muestra su disposición a tener una reunión.

4- A finales de abril se celebra una reunión de la Comisión de Derechos Humanos del ayuntamiento. La cesión de la oficina en la Casa de la Paz era uno de los puntos del orden del día. El representante del PP no fue Ramón Gómez, que no pudo acudir, sino que le sustituyó otro de los concejales de su grupo. Cuando se trato el tema no plantearon ninguna queja u oposición a la propuesta. Únicamente pidieron que se clarificaran los términos de la cesión de un espacio de trabajo mediante la firma de un convenio.

5- Desde entonces hasta ahora hemos estado trabajando en el convenio. El contenido fundamental es el siguiente: 1) el ayuntamiento cede al el Grupo Internacional de Contacto un espacio de trabajo para dos personas en la Casa de la Paz, 2) a cambio, el Grupo Internacional de Contacto asesorará al ayuntamiento en los temas que éste plantee y 3) el teléfono, gastos de material y ordenadores correrán a cuenta del Grupo.

Pues bien. Tres meses después de haber sido informado de la propuesta, el portavoz del PP ha esperado hasta el último momento para montar este jaleo. Ha tenido tres meses para haber manifestado su opinión contraria pero ha esperado hasta el día anterior a la aprobación del convenio. Estoy profundamente decepcionado por ello. Es una forma de hacer política poco constructiva y transparente. Nosotros no nos hemos escondido y hemos actuado con franqueza. Más allá de las críticas que Ramón Gómez pueda hacer al Grupo Internacional de Contacto, considero que no hay que perder la elegancia en las formas.

Y al final, por mucho que diga La Razón que el Ayuntamiento ha cedido el Palacio de Aiete al Grupo Internacional de Contacto, en realidad todo esto ha sido porque el Grupo iba a tener esto en el Palacio:

Mesa y sillas

Dos sillas y una mesa.

[ratings]

Deja un comentario