Recuerdos

butacas aula cultura amezti

El viernes por la tarde, paseando con la familia, pude ver que han desmontado el salón de conferencias de la antigua sede del Aula de Cultura de Getxo, sita en la calle Amezti, y la imagen de todas las butacas apiladas me hizo recordar unas cuantas cosas sucedidas en ese lugar.

Allí fue donde me convencieron para empezar a participar en las actividades de Elkarri. Anteriormente había colaborado en alguna campaña de Gesto por la Paz, pero en octubre de 1993 tuve la oportunidad de escuchar a Jonan Fernandez en ese salón de actos y me incorporé al Taller (grupo local) de Getxo. También ahí di mi primera charla, presentando la propuesta Izan que Elkarri lanzó en 1997. Ya son 16 años inmerso en esta pelea por la paz y el diálogo, mucho tiempo, y aún sigo convencido de que se puede resolver este problema, por muy negro que se presente el panorama. Peor estábamos en 1993, con ETA actuando duramente y cuando los defensores del diálogo éramos acusados de terroristas.

El salón también me recuerda otras reivindicaciones. Por aquel entonces participaba en el Comité Edilberto Vizcarra, un grupo a favor de la cooperación con el Tercer Mundo, donde tuve la oportunidad de conocer a grandes personas como Pablo Aretxabala, Asier Gallastegi o Eva Alonso. Recuerdo que organizamos un ciclo de charlas y no se nos ocurrió mejor idea que titular una de ellas “Deuda externa, o cómo los ricos roban a los pobres”. El conferenciante era Patxi Zabalo. Le llamaron de Getxo Irratia para hacerle una entrevista previa a la charla y se quedó asustado cuando le dijeron el título. Menos mal que le conocía bien y se lo tomó de buen humor.

En fin, más allá de los recuerdos, lo importante es que esa imagen de las butacas me ha hecho reflexionar sobre lo que me llevó a participar activamente en el trabajo por la paz. Conviene detenerse un momento, aunque sea tumbado en la playa, para ser consciente de lo mucho que se ha avanzado y de lo que aún queda por recorrer.

[ratings]

6 comentarios en “Recuerdos

  1. Espeluznante. Cuanto tiempo ha pasado, je. Fue, chulo, fue chulo. Si, mis flirteos con Elkarri fueron vividos como traición en algunos circulos. Je. Es lo que tiene estar en lugares intermendios. Un beso

  2. Gracias por la foto, amigo.
    Tengo buenos recuerdos del Aula de Cultura y particularmente de la Biblioteca de la calle Urgull, donde ya en el 82 me preparaba para Patrón de Tráfico Interior… Los empleados fueron amabilísimos y tenían mucha paciencia conmigo.
    Un abrazo.

Deja un comentario