Blog action Day 08


Hoy se celebra el Día de acción Blog 08, que en esta ocasión está dedicado a la lucha contra la pobreza.

Creo que este tema siempre es importante. Detrás de la pobreza se encuentra mucho sufrimiento, vulneraciones de Derechos Humanos y causas de conflictos. No es una cuestión exclusiva del Tercer Mundo ya que cerca nuestro también se dan situaciones de exclusión social y pobreza. Por ejemplo, un estudio del Gobierno Vasco estima que 10.000 personas padecen una situación de pobreza en Euskadi.

Esta campaña es especialmente importante en un contexto de crisis económica como el que vivimos. Mucho me temo que una de las consecuencias de la crisis será un recorte de las ayudas sociales y muy especialmente de la cooperación al desarrollo, por mucho que Soraya Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación Internacional, afirme lo contrario. La lucha contra la pobreza ha sido débil en momentos de bonanza económica y por experiencia sabemos que las crisis aún retraen más recursos. Únicamente 3.000 millones son necesarios para frenar la desnutrición aguda mientras que se destinan 100.000 millones a avalar a los bancos.

Con motivo del Día Internacional contra la Pobreza, el próximo 17 de octubre entidades y ONGs vascas han organizado diferentes actos. También está een marcha una campaña denominada “Pobreza Cero“, en la que se puede firmar una carta y enviarla a distintos responsables políticos.

Así, al menos un día al año, hagamos algo contra la pobreza.

Me autoedito, porque hoy, mientras desayunaba, he podido leer en El Correo que las chabolas se abren paso en Zorrozaurre y que el caos financiero se lleva el dinero prometido para paliar la escalada de precios del alimento en los países en desarrollo. Dos claros ejemplos de lo que trato de exponer en este post.

0 comentarios en “Blog action Day 08

  1. No conocía esta iniciativa del Blog Action Day, pero me parece muy oportuna e igualmente oportunos tus comentarios.

    De la crisis actual hemos aprendido muchas cosas: que el “Consenso de Washigton” entiende que el dinero público se puede emplear para salvar los bancos corruptos e ineficaces de los países ricos, pero no para salvar las ineficiencias de las empresas, los cultivos o los hospitales de los países pobres, por ejemplo; que no hay dinero para que todos los niños del mundo tengan acceso al agua y saneamiento, o a la alimentación, o a la salud, o a la educación… pero sí para salvar a los inversos de Wall Street.

    Ahora nos dirán que las administraciones públicas deben ajustarse el cinturón y que por eso no podremos cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio… pero es momento de denunciar: los ODM (y desde luego el 0,7%) no se han cumplido ni siquiera en los años de bonanza económica símplemente porque no hemos conseguido convertirlos en prioridad política.

    Según el informe de la OCDE de este año, los fondos globales de ayuda de los países OCDE durante el 2007 ya disminuyeron con respecto al año anterior, 2006. Y no había crisis…

    Con respecto a la cifra referencial del 0,7%, podemos decir que sólo 5 países la alcanzaban en el 2007: Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Noruega y Suecia. Los EEUU se quedaban en el 0,16 y la inmensa mayoría de ese dinero era para cooperación condicionada a compras de material norteamericano (y el principal beneficiario no era la lucha contra el SIDA en áfrica, o el acceso al agua en Asia o… era el ejército de Israel)…

    La media de la ayuda de los países miembros del CAD había bajado del 0,31% en el 2006 al 0,28% del 2007. Es decir, ¡menos de la mitad del objetivos varias veces comprometidos desde hace 30 años!

    Hace sólo 3 años, en la cumbre de Gleneagles, el G-7 comprometió aumentar la ayuda pública para el desarrollo en 50 miles de millones de dólares por año (de 80 a 130), duplicar la ayuda destinada a África de aquí al 2010 y a poner en marcha mecanismos innovadores de financiamiento al desarrollo. Pues bien, durante estos tres años de bonanza el ritmo de cumplimiento de esos compromisos no se cumplía…

    Debemos gritar que bien, tendremos que hacer todas las austeridades responsables que sean necesarias ahora que hay crisis, pero que los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el 0,7% hay que respetarlos.

    Seguramente iniciativas como la que desde aquí apoyas, Paul, ayudan… ¡No podemos quedarnos callados!: los gobernantes del mundo nos han demostrado que cuando algo les interesa de verdad saben coordinarse y priorizar y sacar el dinero de la noche a la mañana, sin esperar a la llegada del siguiente mesias… Ahora nos toca a nosotros decirles: ¡los ODM son la prioridad, el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales (los llamados DESC) son prioridad y no pueden ser postergados!

  2. Mikel, gracias por el comentario, que aportan muchos datos que completan y mejoran mucho lo que quería expresar; se nota que eres un experto en estas cuestiones. Mucho me temo que los Objetivos del Milenio van a quedar sepultados durante una buena temporada. Además, poco contribuirá en su reivindicación unas Naciones Unidas a las que veo sin iniciativa ni influencia política en las decisiones (de hecho no visto ningún comentario de su secretario general en relación con la crisis).
    Por otra parte, he podido leer a Pablo Aretxabala en Hontza, quien propone sumarse a la iniciativa Kiva, una organización a través de la cual se pueden hacer microprestamos directamente a pequeños emprendedores en países empobrecidos. Incluso Pablo ha abierto un grupo desde el que gestionar las aportaciones. Me parece que yo también me voy a sumar, que hay que pasar de las palabras a los hechos.

  3. La iniciativa Kiva es excelente. Pero comentaba Zuckerman que falta el contacto directo de los/as donantes con las personas que desarrollan los proyectos y que esto es básico para el éxito de la iniciativa. ¿ Que os parece? ? ¿ Se podría potenciar ese contacto?

  4. Idoia, ahora que lo dices sí que resulta extraño que no se pueda entrar en contacto con las personas que reciben la donación. Al menos, se odría facilitar una dirección de correo postal porque me imagino que será difícil que tengan acceso a internet. Se lo voy a comentar a Pablo Aretxabala, quien puso en marcha el grupo en Kiva, por si sabe algo.

Deja un comentario