Lokarri no estará en el Consejo de Participación de Víctimas

No es que lo hayamos decidido así, simplemente es que nadie nos ha invitado. Tuvimos noticia de su creación por un decreto del Gobierno Vasco aprobado hace dos meses. Entonces leímos que el Consejo de Participación de las Víctimas, que se presentará mañana, estaría formado por representantes de la administración y de la sociedad civil, concretamente las fundaciones y asociaciones de víctimas y las organizaciones pacifistas.

El Consejo está pensado como un órgano de participación. Es habitual que el número de organizaciones invitadas a formar parte de este tipo de consejos sea restringido. Por ejemplo, el anterior Gobierno Vasco decidió poner en marcha una Consejo consultivo de Educación para la Paz. Únicamente había sitio para cuatro organizaciones, así que se puso en contacto con el Foro de asociaciones de Educación para la paz para que eligiera a los representantes entre las entidades de este foro. Se celebró una asamblea en la que fueron elegidas cuatro de ellas y se transmitió la decisión al gobierno.

Pensaba que, en este caso, el procedimiento sería parecido, con la salvedad de que no hay un foro de organizaciones pacifistas. Por lo menos, el decreto de creación dispone que:

Los vocales en representación de las organizaciones del ámbito de la sociedad civil, así como sus suplentes, serán propuestos por ellas mismas de conformidad con los criterios establecidos de común acuerdo entre dichas organizaciones y el órgano competente en asistencia a las víctimas del terrorismo.

Al menos, supuse que se pondrían en contacto con Lokarri para preguntarnos nuestro parecer. Nadie lo ha hecho, ni para determinar los criterios de selección ni para preguntarnos nuestro parecer. Ya me gustaría saber cuáles han sido los criterios establecidos.

Ante esta actuación sólo se me ocurren dos razones:

a) el Gobierno Vasco no nos considera una asociación pacifista, por lo que no éramos susceptibles de ser miembros del Consejo, ni de ser consultados sobre los criterios de selección,

b) el Gobierno Vasco ha elegido directamente y sin consultar a la organización que representará a las asociaciones pacifistas.

En cualquier caso, ambas posibilidades demuestran qué concepto tiene el Gobierno Vasco de la participación y la pluralidad. Las organizaciones que no comulgan con los principios que defiende el Gobierno se quedan fuera o se escoge a dedo una organización que, posiblemente, será bastante receptiva a sus planteamientos.

[ratings]

10 comentarios en “Lokarri no estará en el Consejo de Participación de Víctimas

  1. Puede haber una tercera posibilidad: La anomalía, el error, un fallo. Puede que quien se encargara de llamar a las asociaciones pacifistas haya cometido un error, o que no conociese Lokarri, o lo que sea. Esas cosas pueden pasar. Mis amigos me dicen que peco de ingenuo. Sé que lo que digo suena raro. Pero creo que todo el mundo se puede equivocar! Creo que deberíais llamarles, darles la tabarra, incluso personarse en Gran via, en la ofi del Gobierno vasco, en Bilbao, y echar una carta, que la sellen, pidiendo como asociación pacifista, que tenéis que estar en ese foro. Si luego os vienen con milongas, tenéis la carta de que lo pedisteis, con sello de entrada en el GV.

    • Ideia ona iruditzen zait Pernanek proposatzen duena. Ez da kostatzen, borondate ona erakusten da eta haien aldetik erantzun bat eskatzen. Baiezkoa ematen badute, ondo; ezezkoa ematen badute, oinarritu dezatela.

  2. Todavia me acuerdo cuando estuvisteis en las afueras del Parlamento Vasco, celebrando una iniciativa al dialogo y al encuentro, y como el señor Rodolfo Ares os evitó el saludaros. Todavia me acuerdo cuando el Gobierno del señor Aznar junto a la prensa periodística más derechona os acusó de ser amigos de ETA sól porque apoyabais propuestas basadas en la busqueda de soluciones pacíficas al conflicto vasco.

    El hecho de que el Consejo de Participación de Víctimas coincida con un gobierno en Euskadi formado por una unión PP-PSE…. me hace despejar todas las dudas de que podría deberse a un error la no invitación a Lokarri.

    Estoy convencido de que se ha realizado totalmente a posta.

  3. Bueno, a parte de la mala intención o de la interpretación restringida de lo que es una organización pacifista (creo que Lokarri es algo más que esto….) la manera en la que este gobierno (y los anteriores) entienden la participación de la sociedad civil en el diagnóstico y en la toma de decisiones acerca de cuestiones muy diversas es, generalmente, opaca, restrictiva y excluyente….. ya sabeis daños colaterales del sistema “democrático”.

  4. PLAN ZEN! SOSPECHOSOS! TODO ES ETA! ABOGADOS A LA CARCEL!

    Tampoco hay mucho mas que decir sobre un gobernucho creado contra natura politica y basado en el apartheid politico.POr cierto acaban de detener a cuatro abogados abertzales……

  5. Entiendo la decisión del Sr. Ares. Él, como muchas otras personas, carece de cultura de paz, ha sido educado para la guerra.
    Desde este espacio le recuerdo al Consejero Ares, que la mejor estrategía para alcanzar la paz es el dialogo, el acuerdo y la reconciliación. La pluralidad así como la educación en valores, forjan las bases para alcanzar una PAZ duradera. Dar la palabra a todas las organizaciones comprometidas con la paz, requiere realizar un compromiso honesto, sincero y valiente. Con la decisión que ha tomado Ares, ha generado la sospecha de su falta de trasparencia y compromiso con la paz.
    Le recuerdo al Consejero que denunciar, combatir la acciones violentas, derrotar al adversario, son acciones insuficiente para lograr la PAZ.

  6. Sin ánimo de ridiculizar: siempre me ha llamado la atención el apelativo “Ares” (dios de la guerra para los griegos, el “Marte” romano).
    Es posible que seamos víctimas de nuestras circunstancias y -más concretamente- de nuestro nombre de familia, como si de un hado se tratara. El señor Alfonso Guerra, por ejemplo, lo tiene difícil para ser un pacifista.
    Como en el fondo este tema implica al incosciente, confiemos en que los infrascritos prioricen un día su sentido de la paz sobre sus tendencias viscerales, como síntoma de madurez.

Deja un comentario