¿Despedimos a trabajadores de Lokarri?

Lokarri es un movimiento social independiente también en cuanto a sus recursos de financiación. Los ingresos del año pasado fueron los siguientes: 250.000 euros de aportaciones de socios, 70.000 de aportaciones individuales y de empresas, 60.000 euros de subvenciones (Gobierno Vasco, Diputación de Araba y algunos ayuntamientos) y 20.000 por prestación de servicios (dinamización de proyectos de participación ciudadana). En total fueron 400.000 euros de ingresos. Por su parte, los gastos fueron los siguientes: 270.000 euros de funcionamiento corriente (sedes, liberados y otros gastos como luz, agua, seguros, etc.), 50.000 la edición de la revista y 80.000 en campañas.

Más o menos somos capaces de cuadrar nuestro presupuesto, con mucho esfuerzo porque estamos limitados a la hora de pedir subvenciones, ya que nuestros estatutos nos impiden que más de un 20% de los ingresos procedan de esa vía. Además, tenemos un goteo de bajas de socios, no muy pronunciado, pero que reduce nuestros ingresos corrientes. Este descenso está causado por dos razones: 1) no considerar prioritario los temas de paz o no compartir la línea de Lokarri y 2) la crisis económica, que también afecta a nuestros socios. A esta situación hay que añadir que las cuotas de socios y suscriptores de la revista se mantienen inalterables desde 2003.

La reducción de ingresos y el aumento de gastos (especialmente por el IPC) nos dificultan enormemente cuadrar el presupuesto sin reducir el gasto en campañas. Por ello, dentro del proceso asambleario que tenemos en marcha, hemos propuesto:

1- Cerrar dos sedes y buscar un emplazamiento más económico.

2- Editar 9 números de la revista en vez de los 11 habituales hasta ahora.

3- Buscar nuevas vías de financiación.

4- Recortar el gasto que supone el salario de los liberados.

En cuanto a esta última medida de ahorro lo primero que se nos pasó por la cabeza fue despedir a alguien. La lógica es bien sencilla: una persona menos, un gasto menos. El problema es que tener menos trabajadores también supone desarrollar menos actividad y, además, tenemos un equipo bastante consolidado, que mantiene una buena dinámica de trabajo. No es fácil encontrar personas con las que conectas, que se identifican con el proyecto y que aportan mucho a una organización como Lokarri. Si ahora despedimos a uno de los trabajadores, en el futuro, cuando queramos encontrar a alguien nuevo porque lo necesitamos, nos veremos en dificultades, dado que encontrar a personas con este perfil no es fácil. A ello hay que añadir las consecuencias humanas de dejar a una persona en la calle con la que está cayendo.

Por todas estas razones hemos propuesto otra solución: rebajar un 10% el sueldo de todos los trabajadores y dar 15 días más de vacaciones. Hemos cambiado dinero por tiempo. Seguramente lo sentiremos en nuestros bolsillos pero nuestra familia, pareja, vida social, hobbies, etc., lo agradecerán.

Por cierto, esta idea de solucionar el tema de los trabajadores me surgió leyendo un post de Pablo Aretxabala.

0 comentarios en “¿Despedimos a trabajadores de Lokarri?

  1. ¿Os habéis planteado que los que ya contribuimos realicemos un esfuerzo adicional? Yo estaría dispuesto. ¿Se puede proponer a las haciendas forales que la cuota sea deducible en el IRPF como ocurre con cuotas a otras organizaciones?

    Saludos

  2. Apoyo la propuesta de Bakeaorain. Yo también estoy dispuesto.

    Sería una pena que se pierda el capital humano que hay ahora en Lokarri.

    Ah! Y creo que las cuotas de Lokarri ya son deducibles.

  3. @bakeaorain, @Iñaki, @jose del moral. Gracias por los ofrecimientos. Las aportaciones a Lokarri deducen en la declaración de IRPF, ya que somos entidad de utilidad pública.

    Este post lo que querido publicar para explicar que actuamos con responsabilidad en la gestión de las cuotas que pagan los socios. Por suerte, tenemos unos ingresos por esta vía que nos permiten mantener la actividad con independencia, aunque ahora toca apretarse un poco el cinturón. Nadfie se va a quedar sin trabajo porque necesitamos a todos los trabajadores para desarrollar los planes previstos. Somos conscientes de que éste no es un trabajo para toda la vida, aunque debe tener una retribución digna y las condiciones ser buenas. Lo mejor es que contamos con una motivación extra y un sentido de identidad con el proyecto que nos permite ver más allá de estas cuestiones.

    Por otra parte, no hemos querido proponer el aumento de cuotas porque éstas ya son suficientemente altas. Lo importante es desarrollar un buen trabajo para que todas las personas que hacen un esfuerzo económico vean que su aportación sirve para una buena idea y proyecto.

  4. Egun on, como trabajadora de Lokarri quiero daros las gracias por vuestra solidaridad y sobre todo con la crísis que vivimos. Que sepais de todos modos, que efectivamente la cuota de lokarri es deducible. Lo cual ayuda algo, no?.
    En abril o mayo recibireis una carta de Lokarri en la que os comunican la cuota que habeis aportado durante el año. Eso se presenta cuando se hace la declaración de la renta y te deducen el 20% o 25% (según la hacienda) del valor total de la cuota que has pagado a Lokarri. Es decir, una vez te hacen el cálculo de la cuota que te sale a pagar a Hacienda, te descuentan la cantidad que te sale calculado el porcentaje anterior.

  5. Paul, me alegro de haberte servido de inspiración, pero sin duda todo el mérito es vuestro por tener el coraje y la audacia de pensar de una manera diferente y buscar soluciones distintas a las aparentemente más evidentes.

    Además de capear la crisis conseguiréis un efecto que para el futuro os resultará de enorme utilidad: haber salido adelante sin dejar a nadie en la estacada os hará mucho más fuertes como equipo y generará una relación de confianza entre vosotros que os permitirá lograr cosas que para otros son inalcanzables.

    Enhorabuena a todos y mucho ánimo!

Deja un comentario