El final de la violencia de ETA (2)

Mi impresión personal es que ETA no volverá a cometer más atentados. Esta convicción nace de varias ideas:

1- Los resultados de Bildu han demostrado que las estrategias democráticas y pacíficas ofrecen más y mejores resultados que la violencia.

2- El propio Otegi, lider de la Izquierda Abertzale ilegalizada, lo ha dicho, afirmando que su apuesta por una estrategia exclusivamente política y pacífica es irreversible e irrevocable. En una reciente carta, los encausados en el caso Bateragune lo explican con mucha claridad. Con esta convicción una ETA que pretendiera ir en contra de esta voluntad no tendría ningún futuro.

Brian Currin en los cursos de verano de la UPV

3- Brian Currin, en una interesante entrevista, también considera que “ETA no va a ir en contra de las decisiones tomadas por los líderes de la izquierda abertzale”.

4- Y lo que es más importante, creo que la Izquierda Abertzale ilegalizada ha interiorizado que no puede defraudar a la sociedad vasca. La esperanza abierta les ha hecho ganar apoyos pero una vuelta a la violencia de ETA sin una ruptura clara haría que perdieran, quizá para siempre, la confianza que han generado en muchas personas.

Ahora bien, esta es mi convicción, la de un activista por la paz, los derechos humanos y el diálogo. También comprendo que, para muchas personas, el final de la amenaza que representa ETA no llegará hasta que decidan poner fin a la violencia de manera definitiva o hasta que se desarmen. Incluso así lo reconocen los líderes de la Izquierda Abertzale ilegalizada cuando, en la carta anteriormente mencionada, dicen que la mera existencia de ETA puede seguir constituyendo “una amenaza realmente percibida por algunos sectores”.

Por ello, Lokarri sigue insistiendo en que es necesario el final definitivo para que desaparezca cualquier atisbo de amenaza de una vuelta a la violencia. No va a ser una tarea fácil pero en unos meses me gustaría poder escribir la tercera parte de este artículo con hechos que afirmen indudablemente que el momento de ese final definitivo ya ha llegado.

[ratings]

Mis titulares

El proceso hacia la paz

Finalmente la Audiencia Nacional ha absuelto a Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Joseba Alvarez del delito de enaltecimiento del terrorismo con motivo del mitin de Anoeta. Es una buena noticia aunque el proceso nunca debió ponerse en marcha. En cualquier caso, no es el único proceso en el que se ha encausado a Arnaldo Otegi.

Read more…

¿Habrá el sábado una declaración importante de la Izquierda Abertzale tradicional?

Hay algunos datos que me llevan a pensar que este sábado puede producirse una nueva e importante declaración de la Izquierda Abertzale tradicional. Ya lo indicó Jone Goirizelaia al decir que el texto de conclusiones de su debate previsiblemente se hará público a mediados de este mes y que “no van a dejar frío a nadie“.

Read more…

Las nocivas consecuencias del “todo vale”

Comenzamos a utilizar esta expresión hace bastantes años, en tiempos de Elkarri. Sirve para describir de manera muy gráfica la estrategia impulsada por el Gobierno de Aznar para combatir a ETA. El objetivo de debilitarla permitía también actuar contra su entorno. La mera existencia de la convicción moral de que una organización o persona compartía objetivos con ETA, aunque no los medios, era suficiente para iniciar un procedimiento judicial basado en cierres, ilegalizaciones y detenciones. Así, se actuó contra medios de comunicación como Egin, Egin Irratia y Egunkaria y contra organizaciones sociales se aprobó la Ley de Partidos y se dio rienda suelta a los procesos de ilegalización de todas las formaciones políticas relacionadas con la Izquierda Abertzale tradicional.

Read more…

Análisis del documento de debate de la Izquierda Abertzale (III) Conclusiones

En este último artículo me tocaba concluir el análisis que he venido realizando sobre el documento de debate que ha hecho público la Izquierda Abertzale representada por Batasuna. No lo voy a hacer. Mañana el Gara publicará una carta de Arnaldo Otegi, Rafa Diez, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodriguez, tal y como ha anunciado en su portada de hoy. He podido saber por fuentes bien informadas que su contenido es muy importante. Por tanto, prefiero analizar la situación tras haber leído el texto completo de la carta.

De mientras, y si queréis ir leyendo algunas cosas importantes respecto a este tema, os recomiendo leer los Principios Mitchell, que están recogidos literalmente el apartado 3º de este documento.

Actualización: evidentemente en la carta no hay nada referente a unos principios Mitchell, aunque tiene cosas muy importantes como la apuesta por una estrategia exclusivamente cimentada en la adhesión popular y la disposición a dar pasos unilaterales para superar la confrontación y el bloqueo. Veremos cómo se va concretando todo.

[ratings]

D3M y Askatasuna

d3m.jpgLa semana pasada Lokarri hizo público un comunicado para defender que D3M tiene Derecho a presentarse a las elecciones. Nuestra única duda era si pedir a nuestros colaboradores y socios que acudiesen a depositar su firma para que esta plataforma pudiese cumplir con los trámites para formalizar candidaturas. Decidimos abrir una consulta interna para resolver la cuestión y la mayoría de las personas que participaron consideraron que no debíamos hacerlo. Más de 40 colaboradores de Lokarri dieron su opinión, una cifra que no está nada mal teniendo en cuenta que era la primera vez que decidíamos de esta manera el contenido de un pronunciamiento de Lokarri.

Desde un punto de vista de libertades democráticas D3M tiene todo el derecho a presentarse, pero políticamente se está repitiendo la misma estrategia que en el pasado, sabiendo que D3M no pasará el filtro. Muchas de las personas que promueven la plataforma ya han participado en el lanzamiento de candidaturas anteriormente ilegalizadas, por lo que no cabe ninguna duda sobre el resultado final. En esta tesitura hay que denunciar esta posible ilegalización, pero no contribuir en una dinámica que no aporta soluciones.

Ahora se ha podido conocer por los medios de comunicación que un partido político creado en 1998, Askatasuna, ya ha iniciado los trámites para poder presentarse a las elecciones. Se da por supuesto que esta formación es el intento de la Izquierda Abertzale representada por Batasuna para poder participar el 1 de marzo. No tengo datos suficientes para afirmar que esto sea así más allá de lo que comentan los medios. Si se confirma este detalle, nuevamente se estará repitiendo la estrategia que llevo a ANV y EHAK a las elecciones, es decir, presentar primero una lista a sabiendas de que va a ser ilegalizada y, al mismo tiempo, impulsar un partido que no pueda ser ilegalizado o suspendido en sus actividades.

En estas circunstancias considero que fue un acierto no trasladar un llamamiento a acudir a firmar, ya que la ciudadanía nuevamente se ve inmersa en la dinámica de hacer un esfuerzo cuando los promotores de la plataforma saben que no tiene más valor que el meramente simbólico de denunciar la Ley de Partidos. Además, estas firmas serán utilizadas para afirmar que las elecciones son antidemocráticas porque una plataforma ha sido ilegalizada.

La Izquierda Abertzale representada por Batasuna debería analizar a qué conduce esta dinámica. Si Askatasuna obtiene representantes, forma grupo parlamentario y posteriormente es ilegalizada volveremos a vivir escenas ya conocidas con Batasuna y EHAK. Es necesario que este sector político haga un análisis realista porque esta estrategia únicamente es válida para resistir, no para ganar, como propone el propio Arnaldo Otegi. La salida pasa por una apuesta inequívoca por la política. Con esta afirmación no estoy proponiendo que Batasuna condene la violencia, sino que ETA deje vía libre poniendo fin a la propia violencia. Me reitero en que Batasuna tiene derecho a presentarse a las elecciones incluso estando presente ETA. Lo que planteo es la necesidad de que haya un cambio de rumbo ya que el actual sólo conduce a una repetición incesante de los mismos hechos y a la incapacidad para buscar soluciones de futuro que permitan el avance hacia la paz y la normalización.