Una granada en los pantalones

Un checheno estaba acompañando a su mujer al hospital porque estaba a punto de dar a luz. Unos policías le abordaron para poder registrarle. Trataron de introducirle una granada en los pantalones para acusarle de intento de atentado terrorista. Los chechenos deben conocer este tipo de prácticas, ya que suelen ir vestidos con pantalones de chandal sin bolsillos, para que no puedan meterles nada. Un policia directamente se la metió por la cintura y la granada cayo a la acera, momento que aprovecharon para detenerle.

Cuando fue juzgado los policías afirmaron que la granada se le cayo de los pantalones justo en el momento en el que le pedían su documentación. Por supuesto la historia era ridícula, ¿cómo va a llevar alguien una granada dentro de los pantalones? Aún así, el juez le condenó a dos años de prisión.

Read more…