Borrachera y resaca 2.0

Si anteriormente hablaba en el blog sobre excesos 2.0 en la democracia participativa y respecto al futuro de las asociaciones, ahora me encuentro que parece haberse extendido un espíritu escéptico y crítico con todo lo relacionado con internet y sus posibilidades para mejorar el mundo.

Mi teoría es que la mayoría de personas que nos embarcamos en la aventura de internet, los social media y las redes sociales 2.0 pasamos por 5 fases:

1- Felicidad. Se abren las puertas del paraíso internetero. Todo es nuevo y maravilloso, el compendio de todas las virtudes. Es un mundo abierto, igualitario, respetuoso, dialogante, reina la empatía y la colaboración.

2- Miedo. A medida que más exploras el paraíso te vas dando cuenta de que es insoldable, infinito, inabarcable. Descubrir nuevas herramientas te lleva a conocer otras que tienes que empezar a manejar. Abres nuevos caminos en la selva que se cierran al instante. Lo que conoces es sustituido por nuevas herramientas y conceptos.

3- Borrachera. Conoces nuevas personas que también han descubierto el paraíso. Compartes conocimiento con ellos, te unes a proyectos, colaboras, eres capaz de manejarte con cualquier novedad, prácticamente te imaginas usos de internet para todas tus actividades de la vida diaria. Además, el ego te sube porque las personas de tu entorno te consideran un experto.

4- Resaca. Un día te despiertas en medio de ese paraíso que ya conoces bien y te das cuenta de que todo no es perfecto. Comienzas a ver defectos. Si te pones a ello puedes sacar punta y encontrar fallos en cualquier web o aplicación. Las personas que te rodean en la aventura dejan de ser maravillosas y percibes con claridad todas sus carencias e intereses particulares.

5- Realismo. Un día te sientas a reflexionar. Haces balance de las cosas buenas del paraíso 2.0, también de sus limitaciones. Ya conoces el entorno y cómo se mueve. Aceptas que los seres humanos son limitados por naturaleza. Internet ayuda a superar algunas barreras, pero por ello no dejamos de ser personas. No existe una nueva evolución del Homo Sapiens al Homo 2.0.

He podido ver ejemplos de las dos últimas etapas. Marcelino Madrigal dice que se ha cansado y se declara ateo de la Santa Iglesia 2.0. Iker Merodio inicia una campaña contra los gurús de internet porque “no defienden una red o una comunidad virtual, casi siempre lo único que hacen es vender su producto”. David de Ugarte describe el interesado cuento del impacto político de Twitter. Uno de los gurus, Enrique Dans, opina que “las revoluciones se siguen organizando como toda la vida, logrando poner de acuerdo el apoyo de un montón de personas a una causa común. Personas de las cuales un porcentaje muy escaso usa Twitter o siquiera sabe lo que es”. M@k, por su parte, dice adiós a Politika 2.0.

Mientras, y en lo que me toca, voy a dedicar parte de mi verano a la reflexión, más que nada para no tener resaca y situarme bien en la realidad.

[ratings]

12 comentarios en “Borrachera y resaca 2.0

  1. Las ventajas de Internet y el 2.0 son evidentes como complemento a las relaciones personales. Creo que lo más positivo de lo que me he encontrado en esta nueva era ha sido la posibilidad de conocer en persona a aquellos con los que he contactado a través de Internet por medio de las herramientas colaborativas.

    Creo que eso nos habrá pasado a casi todos, así que hay que destacar estas herramientas por la capacidad que nos dan de sumar, sin apartar las relaciones personales clásicas e insustituibles, sino como complemento.

    ¿O cambiarías Paul la resaca 2.0 por la que dejan Paellas o Fiestas del Puerto?

    ¡Ni loco!
    .-= Puedes leer en el blog de Gontzal ..¿Qué puedes llegar a ser? =-.

    • Eskerrik asko Iker! Facebook Connect permite las dos cosas: loguearte con tu perfil de Facebook y que los comentarios que hagas aparezcan en tu muro. Esta última opción la tengo deshabilitada porque me parece un poco excesiva. Prefiero dejar activa sólo la primera para poder crear comunidad y facilitar el contacto entre todos los que visitáis el blog.

Deja un comentario